Ecoaqua
Purificador y desodorizante biológico de aguas mediante MB

El tratamiento biológico aplicado por EcoAqua se base a la utilización intensiva de Microorganismos Benéficos.
Se trata de microorganismos benéficos, naturales, no modificados genéticamente e inocuos (en realidad beneficiosos) para el hombre y los animales.

Los resultados son inmediatos:

  • Se eliminan olores sin agregado de perfumes o aromas.
  • Se corrigen los niveles de PH (acidez).
  • Se aumenta la trasparencia del agua.
  • Se controla la aparición de algas filamentosas (babas verdes) y unicelulares (color verde subido del agua, o efecto “sopa de arvejas”).
  • También reduce el nivel de plancton para una mayor trasparencia.

Se reduce:

  • la cantidad de sólidos totales en suspensión.
  • la demanda biológica de oxígeno (DBO).
  • el nitrógeno total y el nivel de amoníaco.
  • el volumen de barros y sedimentos orgánicos.
  • los microorganismos patógenos por competencia directa.
  • los niveles de sulfitos (olor a huevo podrido).

Este tratamiento es totalmente biológico, orgánico y ecológico.

Se emplean microorganismos que se encuentran naturalmente presentes en ecosistemas saludables y equilibrados.

Esta metodología reduce drásticamente los altos costos que habitualmente están asociados con los tratamientos de aguas residuales o estancadas. Es una solución para aguas con altas cargas orgánicas o biológicas.

Los resultados se pueden obs

ervar al cabo de pocos días (7 a 15).

Modo de acción

La gran novedad, y lo que hace único a este proceso, es la existencia y acción conjunta de microorganismos aeróbicos y anaeróbicos. Se

potencian mutuamente realizando una acción muy eficaz y rápida.

El nitrógeno y el carbono se eliminan hacia la atmósfera en forma de gases, y el fósforo ser mineraliza como un fino polvillo que se deposita de manera imperceptible en el fondo.

Modo de uso

Con la presencia de peces no se debe superar la dosis por aplicación de 1:10.000 (100cc por metro cúbico). Si la calidad del estanque es muy mala se deben realizar más aplicaciones, pero sin superar esta dosis. El efecto no es de toxicidad sino de modificación de la acidez (PH).

En primavera y verano : aplicar entre 50 y 300 cc por metro cúbico de agua. Inicialmente conviene acercarse a las dosis máximas. Se repite la dosis a la semana, y luego se disminuye la dosis a la mitad por otras dos semanas.

Luego se continúa con dosis de mantenimiento de 10 a 50 cc por metro cúbico de agua semanales, según las necesidades del estanque en particular.

En invierno se espacian las aplicaciones pero se continúa con la dosis que se ajustó en verano.

Conviene aplicar con una mochila limpia , en la modalidad de chorro fino, sobre la superficie. Si no diluir en un balde y distribuir lo más uniformemente posible en el estanque.

NOTA IMPORTANTE : Al tratarse de organismos vivos se debe evitar aplicar todo tipo de bactericidas (yodo, cloro o lavandina, fungicidas, etc.). Conviene utilizar agua sin cloro y envases sin residuos de productos de limpieza, en especial de lavandina o cloro. El agua de la red domiciliaria (con cloro) conviene tratarla con un declorinante (adquirir en casas de acuarismo) o estacionarla destapada unas 8 a 12 hs (puede ser durante la noche aunque es preferible al sol). Como mínimo se debe agitar vigorosamente el agua en un recipiente destapado por unos minutos.