Formación de Ecosistemas

Las lagunas son medios dinámicos, que siempre tienden al equilibrio. Cuando se produce algún cambio en alguno de sus elementos, van buscando nuevas aproximaciones a un nuevo equilibrio, como respuesta a los nuevos factores que la modificaron. Todo esto ocurre gradualmente, acelerándose en verano y desacelerándose en invierno.

La natural tendencia de estos medios es ser colonizados y colmados por vegetación (desarrollo de plantas sumergidas, juncos, totoras y espadañas, entre otros) , lo que provoca la acumulación de sedimentos que los van transformando en bañados hasta que finalmente se convierten en llanura. Esto ocurre naturalmente; es decir, es el equilibrio natural al que tiende el sistema.

El hombre, por su parte, también afecta en forma directa esta estabilidad, construyendo en su entorno casas que, al aumentar la densidad de la población circundante, elevan los niveles de nutrientes que llegan al agua por erosión, lavado de fertilizantes, etc.

Tanto la tendencia natural de la laguna, como las alteraciones provocadas por el hombre, pueden ser manejadas mediante adecuadas intervenciones de especialistas en el tema, con el fin de obtener el ambiente deseado. Hay que proceder con mucha prudencia, tener trazados claramente los objetivos de cada intervención y finalmente saber cómo afectarán a la totalidad de la laguna.

Contacto